Demon Family Wiki
Advertisement

DÍA III[]

Oc character the pigman butcher by eddeadtheonlyone de9dskg.jpg

Es de mañana ya, y todos comienzan a levantarse, Charles y Annie, estando en la cama, pero despiertos, escuchan como desde abajo está sucediendo algo, hablan allá los abuelos, preocupados, dice Charles:

- ¿escuchas eso? –

-si –

Al bajar los dos, ven a la madre de Annie sentada en un sillón, y esta al verlos, los saluda un poco angustiada, los dos preguntan qué es lo que pasa y por qué esta así, y esta dirige su mirada hacia a fuera, en donde esta Edward, así que Charles va a donde este, en la entrada se encuentran los dos, y el padre pone su mano en el hombro del abuelo, y dice:

- ¿Edward, que pasa? – Charles

-dejaron un nuevo mensaje – dice este último mirando para abajo.

Charles dirige su mirada también para abajo totalmente sin estar preparado para lo que vería, resulta que, justo ahí en las escaleras del pórtico, él ve lo que alguien dejo en la noche, aquel bulto oscuro indistinguible, ahora es totalmente notable, o al menos lo que alguna vez fue aquella masa rara dejada como mensaje.

Ahí tirado como un saco de papas, inerte se encuentra sin vida y completamente masacrado, Jake, aquel perro de la familia, partes de él ya no están, se encuentran mutiladas, y en algunos lugares del cuerpo, hace falta piel y pellejo del mismo, dejando al descubierto todo lo horrido de su carne y musculo, todo cubierto de sangre.

Charles se enloquece, eso lo escuchan los dos niños, arriba en el cuarto, presencian como su padre está fuera de sí mismo y ellos, los dos hermanos saben exactamente que es lo que está pasando, Chase suelta las lágrimas al darse cuenta que lo más temido había sucedido, y estaba justo esperándolo afuera de su casa, ninguno de los dos lo puede creer.

Es aquí cuando Chase decide contarle a su hermana, justo allí acostados, volteados sin verse la cara, lo que vio ayer en el bosque, lo que vio del hombre extraño y Jake, al ver eso, él ya sabía cuál era el destino de su perro, él lo sabía pero había preferido dejarlo e irse con su hermana, igual, no hizo nada porque tenía miedo, mucho miedo del hombre, así que mejor se fue sin hacer nada.

y allí quedan los dos, agonizando por lo acontecido.

Abajo están después de un tiempo, todos los adultos reunidos, hablando con un vecino de los abuelos, quien también tiene su propia granja cerca de la de ellos, aquel vecino presentándose para Charles y Annie, se llama Mathews, y se encontraba manejando su carro cuando vio el revuelo por el que estaban pasando, así que decidió venir a saludar y a ayudar si algo había pasado, él dice agregando que todo fue una coincidencia, el mismo además contando que tiene menos años que los abuelos, es más joven entonces..

Todos comienzan a contar su versión, sentados en la sala:

-yo, he estado viendo a alguien fuera de la casa, en las madrugadas, al principio no presté atención, y creí que no se,..., era algún imbécil queriendo molestar, pero – Chase

-un momento, alguien que viene a tu granja por las madrugadas? – Mathews

-ahh, si – Chase

-qué extraño, yo también lo he visto, y también varios granjeros de esta zona – Mathews

-en serio?, que, ¿Por qué? – Chase

-y ya llamaron a la policía, ya saben, por lo del perro? – Mathews

-sí, pero tardan mucho – Edward

-oigan, ¿ustedes creen que pueda ser, un, asesino? – Annie

-es que lo es, es lo más lógico, además, ¿no escucharon lo que paso hace un día? – Mathews

-no, ¿Qué paso? – Edward

-hallaron, el cuerpo sin vida de un granjero, y su esposa, además de parte de sus animales – Mathews

Después de esta noticia, todos los presentes se consternan, y quedan perplejos y después este Mathews, se despide y les da suerte y advertencia de cuidado, para luego irse pues tiene cosas que hacer.

Todos después pasado todo esto, quedan petrificados, todos callados, más silenciosos que nunca, aun estando juntos en una sola casa, en una familia acostumbrada a compartir sus pensamientos entre ellos. Annie se acerca su esposo y trata de quitarle el enojo, la tristeza, pero él lo único que dice es que se tienen que ir de ese lugar:

-oye, tenemos que irnos de este lugar – Charles

-sí, tenemos que irnos, pero ¿qué pasará con mis padres?; aquí corren peligro –

-entonces yo me quedaré –

-estas seguro? –

-pues no lo sé, hasta ahora es lo único, aun así, necesito que te lleves a los niños, váyanse –

-y cuándo? –

-hoy mismo –

Después de esto Annie queda agobiada y acepta, es la única forma, esto se lo dice a sus padres, que se tiene que ir, ya que los chicos corren peligro, y ellos la comprenden, después de todo según estos, pueden solos y van a estar bien, pero su hija les dice que Charles se va a quedar por un tiempo más para ayudarlos en todo. Ellos insisten en que no necesitan ayuda, pero los dos esposos insisten en que si, además esto no se puede quedar así después de lo que le hicieron a Jake, dice Charles.

Edward expresa su lamento por lo ocurrido y dice que va a llevar al perro a enterrarlo por si no les importa, a lo que ellos responden que no importa, así que este abuelo con condolencias de su parte se va y sale de la casa.

Annie les dice a los dos que quedan que va a subir a hablar con sus hijos para lo de irse, se va y quedan estos dos, Chase se presta para ayudar a kasey a preparar la comida y los dos decididos van.

La camioneta va arrasando fuertemente por los caminos tan desnivelados y problemáticos de toda la zona, adentro va Edward, quien va llevando el ya inerte cuerpo del animal. Al llegar a un lugar, dice en un letrero; pet cemetery, el cual está lleno al igual que muchos por árboles y maleza, por todas partes, lo que en este lugar yace, son un puñado de lapidas pequeñas y muy simples y sencillas.

Él saca una pala de la cajuela y también una bolsa en donde lleva el cuerpo, comienza a cavar un hoyo y un tiempo después cuando ya ha terminado el profundo hueco, mete aquella bolsa, empieza a cubrir con tierra y plantas muertas ya.

Al terminar él toma una roca un poco grande, y humildemente rectangular. la choca y entierra un poco en la tierra, la cual tiene menesterosamente el nombre del perro, y dice el hombre, "esto es lo menos que puedo hacer por ti, ¿Cómo pudo pasar?". Cuando de pronto es interrumpido por alguien que se hace presente.

-hey, Edward – hombre

-ah, ¿Benjamín, que haces aquí? – Edward le dice al tipo que se había encontrado con la familia de Chase en el camino hacia la granja; aquel extraño.

-oh, ¿así es como recibes a un viejo amigo? –

-cállate, vete de aquí, lárgate –

-está bien, si así lo quieres, pero déjame decirte que sin mí no estas a salvo para, ..., el hombre cerdo – dice esto último mientras se voltea para irse, y Edward le dice parándose y yendo hacia el tal Benjamín:

-espera, ¿Qué dijiste? –

-oh, creí que cosas raras estaban pasando en la granja –

-oye, tú te me haces sospechoso,... ¿Qué quieres exactamente? -

-un momento, ¿estás diciendo que yo soy quien hace todo esto?, no, no, yo solo quiero ayudarlos, solo que nadie quiere creerme, y tú tienes que hacerlo-

-no, tu jodete, no me importa lo que quieras hacer, déjame y a mi familia o estarás en grabes problemas-

Dice esto último Edward tras comenzar a irse a su camioneta, y el otro le grita desde atrás que no está haciendo bien, no debe dejarlo, después de todo él es su única salvación, y el abuelo sin prestarle atención se monta y enciende para poder seguir su camino.

Al Edward volver a casa, en la granja ya oscureciendo, nota a Annie y sus hijos junto con el padre, preparando todo para irse, pues la inseguridad amenaza fuertemente, esta vez los roles de emociones se trasladan de Chase a Carrie, pues este primero antes que tenía un comportamiento indiferente, sin emociones, pasa a tener uno de preocupación, y la segunda de uno feliz se podría decir, a uno sin emociones.

Ahora Annie se despide de sus padres, y se monta al auto, en el que ya están los chicos, y le dice a Charles que cuide bien de sus padres y de él mismo, y este le dice que tenga cuidado al manejar, pues ya está oscureciendo y algo podría pasar, y los tres se van, quedando los otros tres.

Ahora que es de noche y Charles y los dos granjeros se han quedado solos, hablan sobre como un policía nunca llegó, y que pues no importa dice Edward, él se quedara a cuidar la casa para ver qué pasa, y los otros dos se preparan para ir a dormir. Cuando Charles está en el cuarto, ve antes de acostarse a través de la ventana, y a la lejanía, no ve más que campo, terrenos boscosos, naturaleza y nada más.

En el auto van por todo el camino del pueblo, Annie y sus hijos, estos últimos están dormidos, y ella va ya muy cansada transitando el camino que muy oscuro esta, de hecho ya hasta va adormitando, quiere dormir pero no quiere detenerse en medio de la nada y simplemente desea llegar lo más pronto posible, cuando de un momento para otro, su sueño se despeja por completo al ver a la distancia, algo, en medio de toda la oscuridad, porque la misma es muy intensa, ni siquiera los faros alcanzan a iluminar tanto como ella quisiera, pero allá esta, una figura oscurecida, o más bien, una silueta de la misma.

Por la forma que aparenta tener, quizás piensa ella, puede ser el mismo tipo loco que se les había aparecido cuando ellos venían a la granja, ya que está en el mismo lugar, en las afueras de un bosque al lado del camino.

Fuerza su mirada, pero no le da, hasta que justo cuando está muy cerca lo ve, por las luces que lo iluminan, es un hombre, pero no el mismo que ella pensaba de la otra vez, sino; uno con una apariencia muy particular, pues lleva una máscara muy anticuada, extraña, vacía, y del torso a los pies, un tipo de uniforme blanco con manchas rojas impregnadas en el mismo.

Llega un punto en el que este queda al lado de ella, y los dos se cruzan una muy penetrante y desalentadora mirada, y ella lo pasa, sigue adelante, y se queda con un temor, al ver por el espejo frontal se da cuenta que ya no está, se ha ido, así que más se preocupa.

Mas adelante se da cuenta que algo raro pasa con el carro, se va deteniendo, va perdiendo velocidad, y ella ve el indicador del vehículo, se da cuenta de que lo que más temía, está sucediendo, el auto se queda sin gasolina, y más adelante se detiene completamente, y esta se desespera, pero silenciosamente para no despertar a los chicos, ¿qué hacer?, se pregunta, quizás debería buscar un lugar en el cual pasar la noche, porque muy seguramente cerca no hay gasolineras.

Se baja y mira hacia todas partes, y luego decide que debe quedarse en el auto, pues si sale a buscar algún lugar puede encontrarse con alguien peligroso, ¿y si se va y se lleva a sus hijos?, ¿si los deja?, de todas formas, están en peligro. Van a esperar a que con mucha suerte alguien venga para ayudarlos como sea, pero hasta ahora, se quedaran en el auto.

En la granja todo esta oscuro, menos una luz que sale de la parte de abajo, que ilumina toda sala de la misma casa, indicando que ya casi todos se han acostado, Charles se encuentra en el cuarto esperando algo, pues está sentado en la cama impaciente. Edward se encuentra en el primer piso en la cocina recargado sobre el mesón de la misma, parece que está algo desconcertado.

Un vaso y un pequeño saquito demuestran que se iba a preparar un té, y de repente escucha unos golpes en la puerta que lo sobresaltan, no sabe si sentirse asustado, enojado, o cual sea la emoción, lo único que siente es simple extrañeza, así que lentamente se dirige a la puerta de la entrada, y escucha una voz, la inolvidable voz de Benjamín, el tipo extraño quien llama insistente:

-oye, oye, Edward, soy yo, Benjamín, quiero hablar contigo, Edward – grita melancólicamente.

-oye maldito, ¿Qué haces aquí?, vete si no quieres problemas- dice Edward abriendo la puerta.

-oye mi amigo, él, él viene, viene para acá, pe, pero yo te puedo ayudar, te puedo ayudar a salvarte –

-como? –

-créeme, yo sé cómo detener todo esto, la única forma es dejándote morir, es la única forma, la única la única, tu solo tienes que dejarte, dejarte, no hay salvación, no la hay, no, es la única forma, la única-

-ya vete de aquí, maldito –

-el, está enojado, cada vez que va a matar, está enojado, y él lo está esta noche que viene por ti-

En esto Charles baja y pregunta que está pasando, y ese tal Benjamín, dice:

-todos ustedes están condenados, a la muerte del hombre cerdo, todos, no me hicieron caso y él, él ya está aquí –

-y que se supone que deberíamos hacer, ah? – Edward

-ya se los dije, no hay salvación-

En esto último se aleja mirándolos, voltea y se va lentamente, Edward cierra la puerta tras de sí, y se pone evidentemente molesto, no se puede creer todo lo que está pasando, maldice a ese estúpido y Charles le pregunta si se conocen, y el viejo dice que pues claro que no, él solo es un imbécil que le gusta molestar a las personas.

Charles decide quedarse abajo junto con el abuelo, pero este le dice que no, debe irse para arriba a dormir, igual si necesita ayuda se lo pedirá, esto lo resolverán todos, Charles insiste, pero Edward le dice que no, insiste también, hasta que Charles acepta.

Cuando Charles está a punto de subir las escaleras; Edward lo detiene y le pregunta si se a comunicado con Annie:

-oye, Charles –

-si? –

-ya te has comunicado con Annie, ya sabes algo de ella? –

-rayos, no –

-mierda, ¿será que ha llegado, tu qué crees? –

-quizás muy probablemente no, aunque voy a llamarla –

-hay está el teléfono – dice señalando la pared cerca la cocina.

Charles marca los números y espera.

Hacemos un cambio de lugar, pues ahora estamos en una granja, pero no la de Edward, no, sino la de un desconocido, quizás, en medio de esta se halla una casa con las luces encendidas.

Dentro de esta, se escucha música la cual emerge de la radio, aunque la casa parece estar vacía, eso pensamos hasta que oímos también la voz de alguien siguiendo la letra de la aquella canción. Aquella persona se encuentra en la cocina, y aquí es cuando nos damos cuenta que esta persona se trata de Mathews, aquel amigo del abuelo de la familia; (Edward), preparando su cena.

Desde afuera se va en una de las ventanas laterales de la casa, la silueta del tipo moviendo su cuerpo y moviéndose de un lado para otro, llevando a cabo su comida. Además, desde afuera también se escucha el sonido que canta la grabadora.

Anda este Mathews siguiendo con su labor cuando de un momento para otro, comienza a escuchar golpes en la puerta, fuertes y descontrolados, los cuales hacen que este se calle y mire a la sala. Después, tras decir "ya voy, ¿Quién será?" el mismo se dirige hacia la puerta principal y la abre, tal es su sorpresa al ver que afuera no hay nadie, el hombre saca la cabeza y ve de lado a lado hasta donde su vista alcanza, todo el perímetro, pero no haya a nadie.

Él pregunta, "¿hola, hay alguien aquí?", y después claramente extrañado, cierra finalmente la puerta, después antes de irse a la cocina ve por la ventana levantando las cortinas un poco, pero no ve nada así que vuelve a su destino.

Al llegar prosigue con su tarea, al terminar, apaga la estufa y se sirve su comida en un plato, se da un susto al escuchar claramente de nuevo el sonido de los golpes en la puerta, estruendosos golpes, rápidos, violentos, de hecho, más que la primera vez.

Este ya casi que enojado, se dirige a la sala y apaga la grabadora, y ve por la ventana corriendo las cortinas, no ve nada, va a la entrada, abre la puerta y dice; "muy bien, ya es suficiente, quien quiera que sea salga o vallase ahora", no obtiene ninguna respuesta y dice, "esta bi...", es interrumpido por unos sonidos raros a la lejanía en su pastizal, alto pastizal.

Y después de dar un suspiro, sale por completo de la casa, sale del pórtico, y va hacia adelante, al gran pasto, pregunta si hay alguien, no tiene respuesta. Sigue buscando, mirando, pero no ve nada, maldice, y luego se devuelve a su casa. al estar de vuelta a la entrada, ve por última vez por fuera, y nada, entra.

Cuando va a la cocina, toma el plato con comida y se va a la sala, en donde se sienta en un sillón a comer. Disfruta de su cena cuando oye algo, algo que lo sobresalta sobremanera, y lo hace dejar el tazón, en la pequeña mesa del frente. El sonido, proviene del segundo piso, en su casa, dentro con él. Mathews desea que solo haya sido algo que se haya caído produciendo el sonido, pero por lo que esta pasando se siente asustado, así que toma un cuchillo de la cocina y sube las escaleras, va de cuarto en cuarto, cada uno cerrado, hasta que llega a uno que está abierto, entra, enciende la luz, pero después de investigar el lugar, no hay nadie concluye el.

Al calmarse oye algo de nuevo, esta vez en otro cuarto, y pone cara de terror, y va velozmente al cuarto del otro extremo, enciende la luz, busca, pero no hay nadie. Cuando escucha un sonido estruendoso y repetitivo en las escaleras como si alguien estuviera bajando, y el sale rápido y sigue al sonido. Cuando en la mitad de las escaleras, en un escalón se encuentra tirado el tazón, y al Mathews pisarlo, resbala y se cae de las escaleras, el cuchillo sale por los aires, y este hombre golpea su cabeza contra uno de los escalones, permanece boca arriba, al ver por el techo, se da cuenta que la punta del cuchillo viene hacia él, y el susto es inmenso que lo lleva a gritar mientras en objeto cortante cae en un ojo y atraviesa profundo, grito de dolor.

Mientras se retuerce de dolor por el cuchillo en su ojo dice; "ah, esta casa esta maldita", cuando escucha como unos pasos se acercan a él, y abre el otro ojo, viendo adelante a un hombre, con mascara que lo asusta mucho, y el otro lo toma de los pies y lo jala hasta llevarlo a la mitad de la sala, Mathews luchando, cuando este otro agarra el cuchillo dentro del ojo de este y empieza a jalar, arrastrándolo a través de la casa hacia la cocina, lo jala del cuchillo, y el mal herido grita y grita con sus manos en las del hombre extraño.

Después regresamos con Charles, quien después de marcarle a su esposa al celular y esperar a su atendido, se da cuenta que no hay señal por parte del celular de ella, así que los dos comienzan a preguntarse y a hacer énfasis en las posibles circunstancias en las que pueden estar los otros, tal vez, siguen en el auto, propone Edward, o tal vez algo les habrá ocurrido en medio del camino, dice Charles y con esto cae en cuenta del peligro en el que puede estar su familia, así que piensa en irse tras ellos.

Edward lo cuestiona sobre el peligro que también correría él, además, ¿Qué tal si están bien, como sabrá cuando lleguen?, pero Charles dice que no importa, en cualquiera de los casos, debería ir, pero no sabe cómo, y entonces el abuelo le presta su camioneta para irse, Charles agradece a este y le desea mucha suerte y cuidado, y sin más se va.

Afuera comienzan a caer gotas, es lo que siente Charles, y dice el, "rayos, se acerca una tormenta", al decir esto, cae en cuenta de algo nuevo, cada día, por la madrugada, cuando él se despierta, y justo en ese tiempo, el hombre raro, aquel que aparece fuera de la casa, en medio de la nada y la lluvia, se hace presente, lo que lo hace cuestionarse y reflexionar de lo que dijo el tal Benjamín del hombre cerdo que vendrá esta noche, y la indudable gran posibilidad que va conectada con este hecho.

Pero sin perder más tiempo se sube al auto y lo enciende, comienza a manejar casi descontroladamente, para perderse en el camino más allá.

En medio de la carretera, está el carro y dentro de este, Annie y sus hijos, todos dormidos ya, cuando de pronto se oye un relámpago, y todos despiertan, se dan cuenta de que ha empezado a caer una lluvia entre suave y fuerte, mira Annie el reloj del auto, ha pasado casi una hora dice ella.

Esta madre se molesta un poco por el haberse dormido, y sus hijos le preguntan qué pasa, ella responde que nada, pero que tendrán que salir, ellos cuestionan sobre esto, Chase propone que al auto le paso algo, a lo que la madre responde que sí, ya no funciona y salen todos, dice ella; van a buscar un lugar para estar seguros. Sus hijos están entre confundidos, inseguros, asustados, pues cualquier pensaría que ellos ni siquiera tienen conocimiento del tema, pero lo que es innegable, es que ellos saben muy bien sobre la existencia de aquel hombre, el ya tan temido y descrito; hombre cerdo. Annie los calma como puede y les promete que todo va a estar bien, pero ellos tienen que hacer justo lo que ella diga, y ellos acuerdan y se van caminando todos, metiéndose entre los árboles.

Regresamos con Charles quien va conduciendo, mira por la ventana, y nota como progresivamente la lluvia se ha vuelto más fuerte.

Al ver por una de las ventanas laterales, la izquierda, la lluvia, también ve algo, allá entre toda la oscuridad, hostilidad, del bosque, dentro de este en donde toda la vista se pierde y se confunde, ve una figura, la silueta de la misma, parada y aparentemente mirándolo a él, este se extraña un poco, va distraído viendo a aquel ser, a aquella persona, y de pronto mira por delante y los faros muy sorpresivamente alumbran y hacen destacar a alguien, y Charles apunto de atropellarlo, se da un muy abrupto susto y fugazmente gira violentamente el volante. Todo el auto se va para un costado del camino, el lado izquierdo en donde comienza el bosque, y, por tanto, varios árboles se le atraviesan, y él frena, pero rápidamente choca contra uno de los mismos, y el estruendo, la embestida es brutal.

¿Está vivo, está muerto?, no se mueve, pero un instante después lo hace, levanta su cabeza llena de sangre, y después alguien toca la ventana del lado derecho, y él voltea y se da un susto al ver al hombre que casi atropella, este tiene una apariencia aparentemente rara, casi no se puede ver nada por la oscuridad de la noche, y más aun de esos lugares, pero si un poco.

Aquel lleva una máscara muy tétrica, y lo demás no importa, pero el mismo lo ve también a través de la ventana, el horror de Charles va creciendo al ver que aquel afuera, se aleja un poco y saca a relucir una gran hacha, y la estrella contra la ventana, esta se destroza de este solo golpe, y Charles ya horrorizado sale con dificultad del auto por el otro lado.

Sale Charles corriendo por la carretera y la lluvia que ya comienza a ponerse muy fuerte, lo llena completamente, mientras corre mira por detrás suyo y al ver a aquel parado sin moverse, sigue y sigue y más adelante se detiene; y voltea a encarar al tipo, quien inerte yace viéndolo sin más que quedarse allí.

Este Charles toma aire y agitado le grita poniendo cara de horror, "oye, ¿qué te pasa, que quieres de mi maldito imbécil?", justo cuando termina de decir esto, el hombre se mueve hacia el bosque, y el padre cambia su rostro a uno de sorpresa y miedo, no sabe por qué, pero se arrepiente de haber dicho esto así que mientras mira hacia adelante, camina de espaldas para atrás, y justo a sus espaldas se le aparece el tipo, Charles gira rápidamente y grita antes de que el otro le atraviese el hacha en el pecho, este muy mal herido y con movimientos torpes, le da puñetazos al hombre en el pecho, pero no le hace ni siquiera cosquillas, y luego cae al suelo tan lleno de agua.

Después el tipo le quita el hacha del pecho y le da mas golpes, y traspasa todo su torso, y los huesos, costillas, esternón truenan, se rompen, el hombre lo deja ahí tirado como una masa de carne deshilachada, y luego se lo lleva arrastrando de las piernas, internándose en el bosque.

Han pasado ya horas, y en medio de la granja, el campo, la lluvia se a transformado en tormenta, pues esta es intensa y golpea sin remordimiento los árboles, el pastizal, la misma casa, y la noche entonces se sumerge en una hostilidad muy mojada y oscura.

Arriba en el segundo piso del hogar se encuentra en uno de los cuartos, Kasey durmiendo, abajo, en el primer piso, esta todo a oscuras, y en medio de esta penumbra esta Edward, este se encuentra sentado pensando, y comienza a pensar, "que estará pasando, estarán todos bien, que debería hacer en este momento?", sus ideas lo carcomen y este se desespera y se para, se dirige al teléfono y llama a alguien.

Marca los botones y espera con el teléfono en el oído para ver si alguien contesta, pero lo que esperaba llega, nadie respondió, y él ya no sabe qué hacer.

La locura lo lleva a hacer lo que más temía y menos esperaba y deseaba hacer, sube las escaleras, levanta a su esposa Kasey y esta agobiada y confundida le pregunta:

-ah, que pasa? –

-tenemos que irnos –

-que? –

-rápido, levántate, tenemos que irnos tras Annie y Charles, rápido – dice mientras se coloca un grueso abrigo y unas botas igual de grandes.

-pero, de que hablas?, a ellos, ¿les paso algo? – dice Kasey mientras se viste igual, con abrigo y botas.

-no lo sé, pero ya debemos ir –

-oye, por que no vas tu solo y yo me quedo cuidando la granj...-

-no, no nos separaremos más, desde ahora estaremos todos juntos – interrumpe a la otra.

Y finalmente los dos se ponen de acuerdo y se van, mientras además Edward lleva una escopeta para protección, y sin mas siguen su camino sin importar lo demás.

Volvemos con Annie y sus hijos, quienes van caminando a través de todo el ya casi inundado campo, cuando Chase les dice a todos, "miren", y ven allá otra granja parece ser, así que van apresuradamente, seguramente los ayudaran, esperan. Al llegar resulta que las luces están encendidas lo que asegura que hay alguien habitando y despierto, así que llaman al unísono a ayuda, para que alguien salga del hogar.

Lo que antes parecía una salvación ahora se lleva las esperanzas de todos ellos, tras no recibir ningún comunicado de parte de alguien, quien sea en la casa, y hablan:

-rayos, maldición, será que no hay nadie – Annie

-mama, y si mejor entramos? – Chase

Esta pensativa mira la casa y dice después: -esta bien, es lo único, esperen ustedes aquí, si notan algo raro alrededor, y yo no he salido, me llaman o entran, ¿entendieron? –

Asentimiento por parte de los dos hermanos, y esta rápidamente va a la entrada, que raramente se encuentra con la puerta principal abierta y entra temerosa. Al estar adentro, comienza a preguntar si hay alguien, pero no obtiene respuesta, así que sigue cuando y al ir a la cocina, se encuentra con lo inesperado, hay sangre por todas partes, y ella se horroriza, y se pregunta que pudo haber pasado.

Sube las escaleras al segundo piso, que tiene también sangre, ella está asustada de encontrarse con algo muy malo, va de cuarto en cuarto, y llega a uno en el que al entrar, ve en el fondo del mismo, lo que mas temía, la escena de un hombre al fondo de la habitación recostado sobre la pared manchada de sangre, y el mismo se encuentra masacrado, con la cara partida por la mitad y repleto por completo de este líquido rojizo y además fresco. Ella se asusta muchísimo, y no se lo puede creer.

Ella, además, se da cuenta de algo que aun más le congela la sangre, pues aquel hombre es ni más ni menos que el ya distinguido amigo de sus padres, si, el mismo Mathews, quien los visitó cuando ellos habían presenciado a su perro muerto. Sale esta despavorida sin querer ver más y afuera se encuentra con sus hijos, quien la notan desconcertada y preguntan por esto, pero ella ya con los ojos llorosos les dice que se tienen que ir, cuando comienzan a escuchar sonidos ahí con ellos, y se asustan todos al ver tras la casa de aquella granja, una figura oscura que los ve, la de aquel acosador ellos lo saben, y Annie se los lleva aterrorizada huyendo del lugar.

Mientras corren, la madre mira por detrás y ve que el hombre ya no está, esto en vez de calmarla, más la llena de miedo, pues teme que aquel este justo tras ellos, persiguiéndolos para atraparlos, acorralarlos y matarlos, cuando más adelante se encuentran con unas figuras igual de oscuras, ellos tres se asustan, y las otras dos presencias los ven, se dan cuenta de ellos.

Mas tarde se dan cuenta que aquellas figuras, aquellas personas son para su suerte; sus padres, kasey y Edward, quienes se acercan corriendo a socorrerlos, al llegar preguntan qué pasó, ¿por qué no están en el auto, por que están allí?, y Annie solo dice que tienen que irse a la granja, y todos se van al ya sabido destino.

Al llegar todos a la granja entran a la casa, y encienden la luz, hablan todos:

-oye Annie que paso? – Edward

-el auto, el hombre, él, él, Mathews muerto – Annie

-muerto, de que hablas?, maldición que está pasando aquí – Edward

-papá, en donde esta Charles? – Annie

-ah? él, él, se ha ido –

-pero por qué?, tenemos que ir por él –

-no, por ninguna razón vamos a salir –

-pero él está afuera –

-tranquila –

Paran todos de hablar cuando la luz se apaga, pues un gran relámpago hizo su estruendo, erizando a todos, Edward ve la puerta y les dice a los chicos que vayan para arriba, y ellos van, y él a oscuras, ve sigilosamente por una de las ventanas hacia afuera, resulta que, allá en medio de la lluvia, el frio, el campo, se encuentra una persona parada, una persona quien ve directamente a la propiedad, y Edward, más allá de sentirse de mal humor por la invasión, se siente más asustado, pues aquel allá tiene, y esto se puede distinguir perfectamente, una máscara que cubre su rostro.

Además de esto, trae consigo una gran hacha, pero tras mucho meditarlo y pensárselo, el enojo viene a él, y su instinto fuerte de granjero, lo lleva a salir molesto y amenazante enfrentando al tipo:

-oye, tú, ¿qué haces en mi propiedad?, ¿Qué esperas?; vete de aquí, vete si no quieres problemas –

Se da cuenta que esto no sirvió de nada, pues aquel sigue de pie mirándolo fijamente, sin moverse, sin hablar, sin inmutarse en lo más mínimo, y el miedo lo lleva a entrar otra vez cerrando la puerta, y a llamar a la policía, no se lo va a pensar más, aquella persona lo está volviendo loco, con temor de que el tipo llegue a golpear la puerta con semejante arma.

Las mujeres allí presentes cuestionan sobre lo que pasa, pero el furioso solo les dice a ellas que llamen a la policía ya mismo y Annie toma su celular y llama. Edward furioso toma la escopeta y abre la puerta para confrontar al tipo allá afuera, pero este otro, ya se ha ido.

Allí, en ese momento, Edward queda desconcertado, agotado.


Capítulo 2 <-

Capítulo 4 ->

Advertisement